Skip to content

Defensores de la educación quieren que las familias sepan que los niños en Colorado no tienen que tomar exámenes del dominio del inglés en persona

“Les recordamos a las familias con estudiantes desde kinder hasta el doceavo grado en un programa bilingüe o recibiendo clases de inglés en una escuela pública que el examen ACCESS no es obligatorio… este año debido a la pandemia el examen ACCESS es voluntario”, Lucinda Soltero-Gonzalez dice a familias como parte de este anuncio de servicio público difundido por canales de radio y televisión en español.
nguyen-dang-hoang-nhu-qDgTQOYk6B8-unsplash
Stock photo by Nguyen Dang Hoang Nhu on Unsplash

Nota editorial: Esta historia fue originalmente publicada por Chalkbeat Colorado, una organización sin fines de lucro que cubre temas en cuanto al cambio educacional en escuelas públicas. Para recibir el boletín, suscribase aquí: ckbe.at/newsletters

***

Entre las varias decisiones difíciles que las familias deben de tomar en este tiempo de pandemia, los padres de estudiantes que están aprendiendo español tienen una muy importante: si llevar a sus hijos a tomar la prueba del dominio del inglés.  

El periodo para tomar la prueba este año empezó el lunes. 

Esta prueba ayuda a las escuelas a decidir qué clases son las más apropiadas para los estudiantes en base a su dominio del inglés. Pero la prueba, la cual requiere hablar y escuchar utilizando equipo compartido, se debe de hacer en persona. 

Colorado pide a sus distritos escolares que hagan un esfuerzo de buena fe para examinar a los estudiantes. Defensores educacionales el mes pasado pidieron al estado que cancelaran el examen, o comuniquen a los padres que pueden excluirse de tomar la prueba. 

El estado ha creado cartas y hojas informativas para que los distritos compartan con las familias, pero los planes para llevar la prueba a cabo siguen en pie — y los defensores están preocupados que las familias no conozcan sus derechos. Como resultado, ellos han creado un anuncio de servicio público para dejar muy claro que las familias pueden excluirse de tomar la prueba.  

“Les recordamos a las familias con estudiantes desde kinder hasta el doceavo grado en un programa bilingüe o recibiendo clases de inglés en una escuela pública que el examen ACCESS no es obligatorio… este año debido a la pandemia el examen ACCESS es voluntario”, Lucinda Soltero-Gonzalez dice a familias como parte de este anuncio de servicio público difundido por canales de radio y televisión en español.  

El examen ACCESS es una prueba anual para estudiantes que están aprendiendo inglés como segundo idioma. Este determina el nivel de competencia en el idioma inglés, y se usa para informar decisiones en cuanto a la asignación a servicios.. 

Una hoja informativa del departamento de educación del estado establece que, “no se impondrán consecuencias negativas a estudiantes o familias que no participen en el examen ACCESS.” 

“El mensaje es ambiguo”, dijo Soltero-Gonzalez, profesora asistente en la Universidad de Colorado en Denver y miembro de la Asociación de Colorado para la Educación Bilingüe. “Todos los padres tienen el derecho de no mandar a sus hijos o tienen el derecho de excluirse de tomar el examen si temen que tomar el examen podría significar un riesgo de contraer el virus.” 

En Colorado, el virus ha impactado desproporcionadamente a la población hispana, la cual equivale a la porción más grande de estudiantes que están aprendiendo el inglés. 

Los distritos sienten la presión de tratar de examinar a los estudiantes.

Un cover para las Escuelas Públicas de Denver, el distrito escolar más grande del estado que sirve cerca de 30,000 estudiantes que están aprendiendo inglés, dijo que los estudiantes esperan que los estudiantes que están tomando clases en persona se presenten al examen. Una encuesta enviada la semana pasada, dijo el vocero, pidió a padres de familia con niños en aprendizaje remoto que decidieran si quieren que sus hijos vayan en persona a tomar la prueba.   

El distrito no aclaró si los estudiantes que estarán presentándose en persona a la escuela tendrán la oportunidad de excluirse de la prueba.  

El distrito de Denver opera dentro de un decreto de consentimiento que le obliga a servir de mejor manera a estudiantes que están aprendiendo inglés. Chris Nelson, un monitor designado por la corte responsable del cumplimiento del decreto, también escribió una carta al distrito en diciembre recomendando que no requiera a estudiantes que están aprendiendo inglés que tomen la prueba ACCESS dado el potencial riesgo de exponerse a COVID. 

Cancelar la prueba o posponerla hasta el próximo año no se considera un incumplimiento del decreto de consentimiento por parte del distrito por su parte, los demandantes o el Departamento de Justicia, escribió Nelson. 

La posición de Nelson es notable por que en otras circunstancias, la administración del examen sería parte clave de asegurarse de que los estudiantes reciban los servicios que les corresponden dentro del marco de la ley. 

La carta de Nelson describe los planes del distrito, así como lo que necesitaría hacer, para cumplir las expectativas del estado para examinar a los estudiantes, ya como instalar separadores, laminar materiales para que se puedan limpiar entre cada uso, programar las cuatro partes de la prueba en un solo día, y encontrar espacios para administrar el examen a estudiantes que no se presentaran a la escuela en persona. Él describió este tipo de trabajo como “abrumador.” 

“Una gran preocupación que surgió”, escribió Nelson, “es la cantidad de tiempo de instrucción que se perdería por hacer el examen.”  

La prueba involucra hablar con el uso de un micrófono, leer, escribir, y escuchar con audífonos.  

Con este tipo de condiciones, los defensores dicen que aun las familias cuyas estudiantes ya están en los salones de clase puede que no se sientan cómodas con hijos tomando el examen. 

Simitrio Carrazco Perez, un padre de familia en Boulder que firmó la petición, había dicho que le preocupaba menos si el examen se administraba una vez que las clases ya fueran presenciales, pero aun así se preguntaba si tomar la prueba sería buena idea cuando apenas regresan los niños a la escuela.

Tania Hogan, directora del programa de éxito estudiantil en la Universidad de Colorado en Denver y presidenta del consejo directivo de la Asociación de Colorado para la Educación Bilingüe, dijo que una de las preguntas más comunes que recibe de los padres de familia que están confundidos acerca del examen y sus opciones es si no tomar la prueba afectará el financiamiento de las escuelas. 

Aunque el examen se usa para colocar a estudiantes de acuerdo a su nivel de dominio del inglés, este no identifica al estudiante como aprendiz del idioma. 

Las escuelas reciben dólares estatales adicionales para estudiantes que son etiquetados como aprendices del inglés. El mismo grupo que crea el examen ACCESS ha modificado la prueba de preselección para ayudar a identificar a los estudiantes que requieren servicios para el inglés remotamente, así que que las familias se excluyan de ACCES no debería de afectar el financiamiento de las escuela.

“Solo queremos que los padres lo sepan”, dijo Hogan said.

 

Chalkbeat Colorado es una organización sin fines de lucro que cubre temas en cuanto al cambio educacional en escuelas públicas

Be the first to read breaking stories. Allow browser notifications on your device. What are browser notifications?
No thanks