Skip to content
Join our Newsletter
Support Local News
Join our Newsletter

Fe, familia y comida: Cinco familias mexicanas en Longmont comparten el significado de la Navidad

Cinco familias abrieron las puertas de sus hogares y tradiciones para compartir con la comunidad su visión de la Navidad.
2020_12_24_LL_latino_holidays_Rocio_family
Rocío Nava Chávez y sus hijos Erika, a la izquierda, Jorge Alejandro y Emma en la víspera de Navidad del 2019 en su casa en Longmont.

Read this story in English here.

***

La pandemia del coronavirus puede que haya cambiado las maneras en las que la gente celebra la Navidad este año, pero no cambia el espíritu de la celebración.  

“El espíritu navideño significa estar en familia, convivir sanamente con lo que uno tiene” dijo Maria del Carmen Ortiz Tremillo. “Simplemente estar en familia ya es una bendición, estar juntos, estar reunidos, es darle gracias Dios que no estamos enfermos y recibir a Jesús… Pedirle entre tanta cosa que ya acabe esta pandemia.”

Así es como ella describe el significado de la Navidad, un sentimiento que se comparte con otras familias de origen mexicano que viven en Longmont. 

Para familias Latinx, especialmente aquellas con raíces en México que siguen la fé Católica o Cristiana, la Navidad es una celebración arraigada en la tradición y la fé, así como en la comida. 

Daniela Soto, dueña de Las Americas Tortilleria y Panaderia, un supermercado que se especializa en la producción de tortillas de harina y maíz así como productos Mexicano con cuatro tiendas en Colorado, dijo que esta es una de las épocas más ocupadas de todo el año para su negocio.

 

2020_12_24_LL_latino_holidays_Las_Dos_Americas_Tortilleria_y-PanaderiaMiriam Guzman, Eriberto Orona y Alfonso Orona en Las  Americas Tortilleria y Panaderia preparando masa y nixtamal el día de Noche Buena del 2020. Foto por Silvia Romero Solis
Del 22 al 24 de diciembre, la tortillería vende cada día más de 110 sacos de 50 libras de nixtamal, una masa seca de maíz precocido que se utiliza como ingrediente base para los tamales, un platillo que muchas familias mexicanas preparan para estas festividades. 

Los tamales son uno de esos platillos básicos de los cuales dependen estas cinco familias para las fiestas decembrinas, las cuales han abierto las puertas de su hogar y sus corazones a otros en la comunidad para compartir sus propias tradiciones. 

Manteniendo los platillos tradicionales 

Para Mariela Espíritu Orzuna, originaria de Puebla, México, mantener sus tradiciones es una de las cosas más importantes para asegurarse de que sus hijos crezcan sabiendo de donde viene su familia. 

“Las tradiciones que sigo haciendo es para mis hijos se les quede, que crean en algo,” dijo Espíritu Orzuna, añadiendo que el elemento más importante de su tradición es su fé. “Quiero que ellos lo aprendan y lo sigan haciendo aun cuando no esté con ellos, sigan creyendo en el niño Jesús.”

El 24 de diciembre es el día durante el cual su familia se reúne para celebrar, aunque también han adaptado algunas de sus tradiciones para incorporar elementos de la celebración en Estados Unidos. “El 24 en la noche se hace un altar, se arrulla al niño pero primero se le hace un canto y luego se hace la cena familiar… El día 25 nos levantamos y desayunamos, y abrimos los regalos hasta ese día.”

Las tradicionales cenas navideñas en su casa en México incluyen taquizas, pozole, ensalada de betabel con naranja y cacahuate, así como el ponche, preparado con agua, canela, frutas secas y frescas como el tamarindo, ciruela pasa, jamaica, y piloncillo, que se puede servir con o sin un toque de alcohol.  

 

2020_12_24_LL_latino_holidays_Espiritu_Orzuna_familyMariela Espiritu Orzuna con sus hijas, Yeneli, a la izquierda, y Alexandra el 24 de diciembre del 2020. Foto de cortesia 
Aun después de haber vivido en Longmont por 14 años, Espíritu Orzuna continuando preparando los platillos tradicionales para la ocasión. “Yo trato de no dejar mis tradiciones entonces en la mesa no faltan los tamales este año pensamos cenar un caldito de camarón con pescado, tamales, ponche, café de la olla. 

Este año lo celebrará únicamente con su esposo e hijos debido al COVID, sin embargo, está agradecida de poder pasar este día con su familia. “Lo más importante para mí es la fe, que (mis hijos) sigan creyendo, y la unión familiar, por lo menos sepan que aquí está la familia.”

Una celebración centrada en la fé 

Rocio Nava Chavez, nacida en Durango, México y residente de Longmont por los últimos 20 años, comparte este fervor y compromiso por mantener las tradiciones en su casa. Como educadora de niños pequeños con un negocio de cuidado de niños, este tiempo es un buen recordatorio para ella y para las familias a las que sirve del verdadero significado de la Navidad: el nacimiento del niño Jesús. 

“Una posada significa cuando llega el nacimiento del niño Jesús a la casa, lo que da el significado verdadero de la navidad,” ella dijo. “La posada es convivir, reflexionar acerca de la navidad con los niños, compartir lo que significan las piñatas, los villancicos.”

Del 16 al 24 de diciembre, las familias en el vecindario de Nava Chavez’ se han puesto de acuerdo para celebrar posadas durante los ocho días antes de la Navidad. “En la comunidad hay una persona que organiza posadas del niño Dios, escogemos un día cada quien, y tenemos piñata, comida y cena, y cantamos canciones de las posadas.”

Casi todas las familias que participan en esta tradición son hispanas pero familias anglosajonas que viven en el área se han unido a las festividades para aprender sobre estas tradiciones con el paso de los años, ella dijo. 

“Muchos niños no saben lo que es una posada y me gustaría que se hiciera más en grande, invitar a la comunidad a hacer una posada,” ella dijo, añadiendo que ha recibido una calidad  bienvenida por parte de muchas personas en esta ciudad durante todo el tiempo que ha vivido aquí. 

“Yo se que la gente en Longmont son muy accesibles, gente muy humana que apoya mucho a los latinos.”

Este año, debido al COVID, no habrán posadas en la comunidad de Nava Chavez, pero la celebración de la navidad con sus tres hijos sigue en pie, para la cual habrá buñuelos, ponche y una pierna de jamón. 

Abriendo las puertas del hogar y el corazón 

Alma Longoria ha vivido en Longmont por más de 30 años después de haber llegado de Chihuahua, México con su esposo Amado Carvajal. Como Protestantes Cristianos, la llegada del niño Jesús es también el ancla que cementa su celebración de la Navidad. 

“El día 24 preparamos una cena especial tradicional de México, que varía año con año,” ella dijo. “La cena la hacemos para darle gracias a Dios por haber enviado a su hijo y en representación de eso damos regalos y decoramos la casa con el arbolito y luces.”

Aunque este año pasarán el día únicamente con aquellos que viven bajo su mismo techo, la Navidad regularmente implica cenas grandes con miembros de la familia y a veces amigos, con los cuales ella disfruta compartir sus propias tradiciones, ella dijo. 

2020_12_24_LL_latino_holidays_Alma_LongoriaAlma Longoria en su casa el jueves 24 de diciembre del 2020. Foto por Silvia Romero Solis

Durante un año que ha traído tantas dificultades y pérdidas para su familia y para otros en la comunidad, Longoria le recuerda a sus vecinos, Latinos o de otras culturas, que es una época para vivir la generosidad y compartir lo que uno tiene. 

“Mi casa es tu casa, nuestra casa es su casa, siempre hay comida en la mesa y siempre compartimos sea poquito o mucho,” ella dijo. “A la comunidad anglosajona le digo que se den la oportunidad de conocernos un poco más, probar nuestros platillos, de conocernos y compartir con nosotros estas fechas, en las condiciones como lo hacemos y con las tradiciones con la que lo hacemos.” 

Creando espacio para lo viejo y lo nuevo 

Para Alejandra Mondragón, la Navidad es un tiempo de nostalgia y gratitud. Originaria del Estado de México con familia que todavía radica en su estado natal, para ella esta época del año le recuerda todas aquellas cosas que extraña del lugar en donde creció. 

“Por muchos años era horrible, un sentimiento de vacío horrible, añorando las navidades allá, las posadas, las misas en la noche, una costumbre más arraigada de allá,” ella dijo. “Cuando llegué aquí siempre sentía muy feo, me quería saltar de Thanksgiving a enero, y me ponía muy triste, pero ahora de unos años para acá lo veo diferente.”

En el último par de años, Mondragón ha hecho un esfuerzo por sentir agradecimiento por las cosas que sí tiene, especialmente su esposo y sus dos hijos, Hector y Alex, y por todas las bendiciones que han recibido, ella dijo.  

2020_12_24_LL_latino_holidays_Espiritu_Orzuna_family_Ale_Mondragon_family2Alejandra Mondregon y su familia celebrando la Navidad en Longmont en el 2019. Foto de cortesia

“El mensaje de la navidad es que veamos lo afortunado que somos, tenemos vida, nuestros parientes tienen vida y están sanos, y hay gente que no cuenta con la misma suerte, hay que estar agradecido y positivos.”

Algunos de los cambios que ha hecho también involucra crear espacio en su vida y sus tradiciones para personas con diferentes creencias y costumbres. 

“Es una mezcla de culturas, hay primos de mi marido que prefieren el pavo, mi suegra ama el ponche… y en nuestra familia hay cristianos y católicos,” ella dijo. “Muchos cristianos solamente dan las gracias, algunos católicos mencionan que ese día nace el niño Dios, hay otros que ni siquiera piensan eso es solo santa claus el 25, tratamos de incorporar todo para que nadie se sienta ofendido.”

Ya que miembros de su familia se consideran de alto riesgo, especialmente su suegra que trabaja en un asilo de adultos mayores y el abuelo de su esposo que es un adulto mayor, su familia tomará las precauciones necesarias para cuidar la salud de todos.. “Todos pensamos más que nada en los más vulnerables,” she said. “Este año nos vamos a quedar en casa los cuatro y el perrito.”

Recordando a aquellos que están lejos

Para Ortiz Tremillo, entiende muy bien también lo que es extrañar a aquellos que viven lejos. Originaria de Durango, México, ella ha vivido en Longmont por los últimos cuatro años cuando se casó y se mudo con su esposo, dejando en su pueblo natal a sus dos hijos adultos. 

“Mis hijos están en México, lamentablemente… (lo cual) me hace sentir triste pero ni modo, el chiste es que está uno con bien, donde quiera lo importante es estar con bien y con salud principalmente por esta situación que estamos viviendo,” ella dijo.  

Este es el primer año que Ortiz Tremillo celebra la Navidad en este país, y le emociona poder traer a su nueva familia sus tradiciones y costumbres, empezando con la celebración de la Virgen de Guadalupe.  

“El 12 de diciembre se celebra a la Virgen de Guadalupe, la patrona de México… (Ese día) los católicos le ponemos su ramo de flores, adornamos un altar y le cantamos las mañanitas,” ella dijo, añadiendo que este es el mismo día durante el cual muchas familias ponen su nacimiento cerca del árbol de navidad.

“El nacimiento es algo que hacemos desde que soy niña.. ponemos lo esencial que es la Virgen Maria, San José y el pesebre del niño dios, y hasta el día 24 es cuando se arrulla y se acuesta al niño,” ella dijo.

2020_12_24_LL_latino_holidays_TremilloCarmen Ortiz Tremillo y su hija, Perla, el día de Noche Buena el 2019 en Durango, Mexico. Foto de cortesia

Aunque no vaya a pasar este día con el resto de su familia en Durango, Ortiz Tremillo y su esposo preparan una comida que les recuerde las tradiciones de su país natal.  

“Aunque estemos aquí en Estado Unidos…  que no se pierdan las tradiciones de México, que no se olviden de nuestro México, con buñuelos y ponche, seguir con nuestras tradiciones, reunirse en familia que es lo más importante, que no se pierda esa devoción a la familia.”

Las cinco familias han adaptado sus celebraciones y costumbres por años desde que se mudaron a este país y con el paso del tiempo. Este año, la Navidad será aún más diferente, ya que todos buscan cuidar de sus familias y de sus comunidades durante el tiempo de la pandemia. 

“No se desanimen, sigan con la tradición aun en las condiciones que estamos viviendo ahora'', dijo Longoria. “Muchos hemos tenido lamentables pérdidas por la pandemia, pero la vida no se detiene, este regalo de la Navidad es algo grandísimo que ha trascendido por siglos, y Dios sigue siendo el mismo de ayer, hoy, y mañana.”



Silvia Romero Solís

About the Author: Silvia Romero Solís

Después de viajar por el mundo, Silvia llegó a establecerse en Longmont. Ella busca usar su experiencia en comunicaciones y cultura para crear más equidad y diversidad en las noticias de Longmont.
Read more


Comments