Skip to content
Join our Newsletter
Support Local News
Join our Newsletter

Longmont no es inmune al incremento de violencia doméstica durante COVID

Una pequeña chispa desata consecuencias que las parejas y los niños tienen que pagar, dijo Kim Heard, coordinadora de proyecto de la iniciativa para Terminar con la Violencia Doméstica en Longmont.
2020_11_13_LL_Kim_Heard_Longmont_Ending_Domestic_Violence
Kim Hear, coordinadora de proyecto para LEVI, dijo que los efectos de COVID tuvieron un impacto especialmente fuerte a la mitad del verano, cuando las víctimas estuvieron más cerca de sus agresores quienes ya experimentaban dificultades económicas. (Foto por Monte Whaley)

Read this story in English here.

***

El número de reportes de cónyuges y parejas que han sido golpeadas, pateadas, empujadas y amenazadas aumentaron durante la pandemia de COVID-19, de acuerdo a la Iniciativa para Terminar con la Violencia Doméstica en Longmont, o LEVI por sus siglas en inglés. La violencia doméstica tuvo los números más altos en el mes de julio, durante el cual se reportaron 102 casos, lo más que se había visto en un solo mes en Longmont, dijo Kim Heard, coordinadora de proyecto para LEVI.

LEVI trabaja con 25 agencias en el Condado de Boulder para prevenir abuso doméstico por medio de proyectos educacionales y consiguiendo ayuda para las víctimas y sus familias.

Heard, quien dirige la agencia la mitad del tiempo, dijo que los efectos de COVID tuvieron un impacto especialmente fuerte a la mitad del verano, cuando las víctimas estuvieron más cerca de sus agresores quienes ya experimentaban dificultades económicas. Una pequeña chispa desata consecuencias que las parejas y los niños tienen que pagar, ella dijo.

“Julio estuvo muy loco”, dijo Heard. “Fue tan caliente que la gente estuvo atrapada en cuarentena y las personas están estresadas tratando de alimentar a sus familias.”

La Detective de la Policía de Longmont Edna Munoz Pena en un email dijo que las posibles víctimas no podían escapar a la escuela o al trabajo por que en muchos casos se veían forzados a trabajar o asistir a clases desde casa.

”Hemos visto crímenes violentos pasar por nuestros escritorios durante los últimos meses, lo cual es muy preocupante”, dijo Munoz Pena, quien es parte de la unidad especializada de violencia doméstica en Longmont.

Ella dijo que los casos de estrangulación se han hecho más comunes y varios estudios han mostrado que la mayoría de estos ataques ocurren cuando las víctimas tratan de terminar una relación.

“Esto es muy preocupante por las implicaciones y los efectos a largo plazo que la estrangulación puede causar en el cuerpo así como el hecho de que las lesiones no siempre son visibles”, dijo Munoz Pena.

A Munoz Pena también le preocupa que posiblemente muchos casos de violencia doméstica no están siendo reportados.

“Aunque hemos tenido muchos meses como nunca antes, siempre está la cuestión de cuántos casos más no se están reportando por las escuelas, lugares de trabajo, los cuales normalmente reportan el abuso al darse cuenta”, ella dijo.

De marzo a octubre de este año, hubo 660 reportes de abuso doméstico y 326 arrestos. Esto comparado a 613 reportes y 341 arrestos durante el mismo tiempo en el 2019, dijo Heard.

También hubo un incremento en el número de casos de violencia doméstica donde los niños estaban presentes, dijo Heard. Han habido 357 niños que han sido afectados por el abuso doméstico este año, incluyendo 258 desde el 15 de marzo hasta la fecha, ella dijo. Longmont registró un total de 281 niños presentes en estos casos durante todo el año 2019.

“Entonces hay un incremento significante este año ya que nos quedan todavía dos meses más”, ella dijo en un email.

El aumento de casos de violencia doméstica vinculados a COVID-19 en Longmont sigue tendencias a nivel estatal y nacional. La violencia escaló en varias áreas metropolitanas después de que se levantaron las restricciones de quedarse en casa, de acuerdo al Denver Post.

Las ciudades de San Antonio, New York City, Portland, Oregon, y Jefferson, Alabama, también vieron un incremento en el porcentaje de casos de violencia doméstica este año, de acuerdo con la Revista Americana de Medicina de Urgencias. “Las órdenes de permanecer en casa podrían causar un entorno catastrófico para individuos cuyas vidas están plagadas de violencia doméstica”, reportó la revista.

Las mujeres Latinas, muchas de las cuales reciben sueldos menores que el promedio de la población y carecen de acceso a recursos para poder escapar de la violencia doméstica, son especialmente vulnerables a experimentar este tipo de abuso durante la pandemia, de acuerdo con Salud America.

COVID-19 también ha forzado a albergues locales a implementar restricciones de distanciamiento social más estrictos, dijo Heard. Cada familia tiene ahora su propio cuarto y antes dos o tres familias podían compartir un cuarto.

“Desde la pandemia, los albergues están batallando para encontrar lugar para las personas”, ella dijo. “En tiempos pasados, las familias podían simplemente ir a un albergue, pero ahora ese no es el caso.”

“Paso mucho de mi tiempo tratando de encontrar cuartos de motel para gente que está tratando de escapar estas situaciones. Pero estos son los tiempos en los que nos tocó vivir.”



Silvia Romero Solís

About the Author: Silvia Romero Solís

Después de viajar por el mundo, Silvia llegó a establecerse en Longmont. Ella busca usar su experiencia en comunicaciones y cultura para crear más equidad y diversidad en las noticias de Longmont.
Read more


Comments