Skip to content
Join our Newsletter
Support Local News
Join our Newsletter

Vacunas se administran a instalaciones de cuidado de largo plazo en el Condado de Boulder esta semana

Estas vacunas forman parte del plan de priorización de vacunas de la fase 1A puesto en marcha por el Departamento de Salud Pública y Medio Ambiente de Colorado para ayudar a proteger a quienes están en mayor riesgo de padecer del virus. 
vaccine-hands-close-shutterstock
Stock image

El 2 de enero, los residentes y personal de Instalaciones de Cuidado a Largo Plazo, como asilos para adultos mayores e instalaciones de enfermería especializada, en el Condado de Boulder comenzaron a recibir vacunas contra COVID-19 a través de la Asociación de Farmacias para el Programa de Cuidado a Largo Plazo, una asociación entre centros de atención, Centros para el Control y Prevención de Enfermedades, y farmacias CVS y Walgreens.

Junto con las vacunas para los trabajadores de la salud que brindan atención directa a los pacientes con COVID-19, estas vacunas forman parte del plan de priorización de vacunas de la fase 1A puesto en marcha por el Departamento de Salud Pública y Medio Ambiente de Colorado para ayudar a proteger a quienes están en mayor riesgo de padecer del virus. 

"Tenemos la esperanza de que la vacuna eventualmente restablezca cierto sentido de normalidad para los residentes, el personal y sus familias", dijo Stacy Farman, epidemióloga principal de Instalaciones de Cuidado a Largo Plazo para Salud Pública del Condado de Boulder. "Incluso con la vacuna, medidas como el uso de EPI y monitoreos para COVID se llevarán a cabo hasta que la tasa de transmisión de COVID baje".

Farman afirmó que las Instalaciones de Cuidado a Largo Plazo se han visto muy afectadas, ya que las medidas necesarias para proteger a los residentes han dado lugar a un aislamiento de familiares y amigos.

Una vez que los residentes y los trabajadores de las instalaciones reciban la primera dosis de la vacuna, se programara para recibir la segunda dosis en tres o cuatro semanas, dependiendo del tipo de vacuna. Habrá un proceso continuo para vacunar al nuevo personal y a los residentes.

"Los comentarios de las instalaciones han sido positivos y el despliegue de la vacuna ha sido metódico", dijo Farman. "Disminuir la transmisión del virus seguirá dependiendo en que los miembros de la comunidad hagan su parte. Ponerse la vacuna es una medida de prevención, pero el distanciamiento social y el uso de cubrebocas en la comunidad seguirán siendo importantes si se permite que las familias y los amigos se visiten de forma segura".   

Ya existen diferentes medidas para detener la propagación de COVID-19 en Instalaciones de Cuidado a Largo Plazo. Todo el personal y los residentes son examinados diariamente para detectar síntomas o exposición a COVID-19. Cualquier persona que presente síntomas o que haya estado expuesta al virus está excluida del trabajo o colocada en precauciones especiales para evitar la propagación a otros residentes o personal.

Dependiendo de la tasa de transmisión en el condado, el personal y los residentes, que abandonaron las instalaciones, son examinados para COVID-19 semanal o quincenalmente para identificar portadores asintomáticos o presintomáticos. Actualmente, los resultados de las pruebas se reciben en un plazo de 24 a 36 horas.